Inicio

Modales: ayer, hoy y siempre (Parte 1)

Modales: ayer, hoy y siempre (Parte 1)
PDF Imprimir Correo electrónico

"Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia." - Marco Tulio Cicerón

Con frecuencia escuchamos que la juventud no tiene modales, que los jóvenes de ahora han perdido las normas de cortesía y educación mínima hacia las otras personas. En 1996 la U.S. News & World Report realizó un estudio que arrojó como resultado que los modales se han deteriorado de forma grave en los últimos 10 años, lo que ha contribuido significativamente al aumento de la violencia. En los años 60's y 70's con el desarrollo de la psicología humanista se acentuó la importancia de la autoestima en el ser humano; por lo tanto los patrones de crianza y la educación de los que hoy son adultos se centró en que se debían de sentir bien con ellos mismos. Está política centrada en sí mismos, egocéntrica, dio como consecuencia adultos egocéntricos, para quienes lo más importante son ellos mismos. En esta serie de artículos pretendo realzar la importancia de que eduquemos a nuestros niños y adolescentes con valores, de forma tal que tengamos una sociedad en la que se respeten los unos a los otros y el buen trato hacia los demás predomine.

De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española un modal se refiere a las "acciones externas de cada persona, con que se hace notar y se singulariza entre las demás, dando a conocer su buena o mala educación". Los buenos modales son el toque distintivo de la personalidad, con ellos mostramos elegancia, sencillez, cortesía y respeto por los demás.

Al enseñarles a nuestros hijos modales, les estamos enseñando a cuidar de sí mismos, a evitar que se hagan daño. Los modales les dan las pautas de cómo deben de conducirse en su vida propia y en las relaciones. Debemos recordar que somos seres gregarios por naturaleza, por lo que compartir en grupo o con otras personas es una necesidad inherente en el ser humano; el éxito en ellas determina en gran medida el nivel de satisfacción personal que sentimos. Asimismo, el tener buenos modales nos ayuda a conseguir lo que deseamos, sentirnos bien con nosotros mismos y vivir la vida al máximo.

El buen comportamiento es el primer paso para una conducta civilizada; por eso, si los niños no aprenden a comportarse en público ni a respetar a los demás pueden sufrir el rechazo de otros niños, la antipatía de los profesores en el colegio e incluso pueden llegar a tener problemas sociales en la edad adulta. Educar a nuestros hijos en la buena conducta es una ardua tarea que debe comenzar en el hogar, es decir, somos nosotros los padres y no el colegio, quien debe inculcar a los niños los buenos modales. He aquí algunas de las razones por la cuales debemos practicar buenos modales:

  • Cuando solicitas las cosas de buena manera, las personas están en una mejor disposición de ayudarte a conseguirlas.
  • Cuando actúas con buenas costumbres, impresionas a las otras personas y los demás te tratan con respeto y cortesía.
  • Las buenas costumbres nos ayudan a fortalecer nuestra autoestima.
  • Las personas que tienen buenos modales son más atractivas. A todos nos gusta estar con personas que nos tratan bien.
  • Los buenos modales permiten una convivencia pacífica y armónica.
  • Los buenos modales te ayudan a sentirte bien y ayudan a que los demás se sientan bien.
  • Son gratis.

Después de saber los beneficios que nos trae practicar los buenos modales, no nos podemos negar a enseñarlos. Los modales son costumbres y tradiciones creadas por el grupo que nos indican cómo comportarnos en sociedad. Nos ayudan a mantener el orden, promueven los valores sociales y propician que las relaciones humanas sean positivas.

Inculcar a un niño buenos modales y normas de comportamiento le ayudará en el futuro en su proceso de socialización y le permitirá adquirir valores y actitudes imprescindibles para relacionarse con los demás. La paciencia y el buen ejemplo son las principales herramientas para conseguirlo.

 

Comentarios  

 
+1 #2 ginny 23-06-2013 12:24
Definitivamente los buenos modales nunca pasarán de moda, soy profesora de una secundaria, y que triste es ver como la educación se ha hido dejando de un lado, recuerden padres, "la educación empieza por la casa" enseñen a sus hijos a ser respetuosos con los demas, a pedir las cosas porfavor, a dar las gracias despues de un servicio.
Citar
 
 
0 #1 mar quevedo 24-05-2013 20:06
muy buen articulo pero la fecha no aparece ni los datos del autor
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar